SEGUNDA COMUNICACIÓN


LA CASA DE HERMANDAD DE ANGUSTIAS
Nuevos retos en la Semana Santa leonesa

D. Xuasús González

1. Introducción


El pasado 24 de febrero de 2008, la ciudad de León asistía a la inauguración de la Casa de Hermandad de la Cofradía de Nuestra Señora de las Angustias y Soledad, que -din duda- supondrá un punto de inflexión en la conpcepción cofrade de la capital del Viejo Reino.

No es ésta una novedad revolucionaria para la Semana Santa en general, pero sí lo es para la de León en particular, por ser ésta la primera instalación de tales características, y son muchos los cofrades que conocen por primera vez sus posibilidades.

2. El origen

El 4 de abril de 2004, durante la Junta General que la Cofradía de Angustias celebra cada Domingo de Ramos, el hermano Marcelino González Montiel propuso, en Ruegos y Preguntas, la posible implantación de lo que en otros lugares se conoce como Casa de Hermandad.

La Junta de Gobierno de la Cofradía, tras analizar la propuesta y viéndola con buenos ojos, decidió crear una comisión que trabajara en un proyecto que, poco a poco, iba tomando forma, y para el que ya se creaba consignación presupuestaria.

Se trataba de encontrar un local en el que hacer posible la vida de hermandad, un punto de encuentro para los hermanos, un lugar de reunión, un espacio físico permanente y estable en definitiva que fuera más que una mera oficina administrativa. Y, ya puestos, que cuantos más servicios pudiera ofrecer, sala de exposiciones, de conferencias, ... tanto mejor.

De esta manera, y a través de iniciativas de todo tipo, religiosas, culturales, lúdicas, ... los hermanos podrían compartir la Cofradía mucho más intensamente de lo que lo hacían hasta ahora.

Uno de los mayores problemas fue, sin duda, elegir un local que satisfaciera las necesidades que se buscaban, próximo a la iglesia de Santa Nonia, sede canónica de la Cofradía, y cuyo coste fuera asumible.

De entre los locales visitados, finalmente se optó por uno de 245 metros cuadrados útiles, situado en el número 7 de la calle Máximo Cayón Waldaliso, propiedad de Construcciones Miguel Vega, que cumplía todas las premisas.

Su coste final, ya 'en funcionamiento', 376.229,84 euros, hacía necesario un estudio de financiación, que pasaba por un crédito hipotecario a 20 años por importe de 330.000 euros.

Para hacer frente a las cuotas de amortización del crédito, se optó en primer lugar por aumentar la cuota ordinaria de los hermanos de 18 a 21 euros mensuales, destinándose el incremento a la financiación de la Casa de Hermandad.

Asimismo, se preveía establecer, en caso de ser necesario, dos cuotras extraordinarias para todos los hermanos mayoes de 16 años, una al tercer año y otra al octavo.

Todo ello fue planteado en Junta General Extraordinaria, cuyo único punto del Orden del día era, precisamente, Adquisición local para destinar a "Casa de Hermandad", un Cabildo que el 16 de junio de 2006 daba el plácet para continuar adelante.

3. Puesta en marcha

Desde entonces comenzó un tedioso camino, entre autorización y autorización, que obligaría a la Cofradía a esperar más de un año antes de iniciar las obras de adecuación del local.

El primer "escollo" fue el Obispado de León, pues al superar la operación los 60.000 euros, es preceptiva autorización episcopal. Y así se solicitaba el 30 de junio, presentando en Palacio toda la documentación necesaria.

El día 5 de septiembre se comunicó verbalmente desde el Obispado que se iba a informar favorablemente, aunque no sería hasta el 9 de octubre cuando se recibiría el certificado correspondiente.

Con él era ya posible firmar la escritura de compraventa del local, hecho que tuvo lugar el 27 de octubre de 2006 ante el notario Santiago Alfonso González López, rubricándose acto seguido la escritura de hipoteca, concedida por Caja Laboral.

Con el local en posesión de la Cofradía, el arquitecto Manuel López Bahillo, hermano de la Cofradía, fue el encargado del proyecto. Y, una vez finalizado, el 22 de febrero de 2007 se solicitaban las correspondientes autorizaciones al Ayuntamiento de León, de donde no se obtendría respuesta favorable hasta el 1 de agosto.

Durante ese mismo verano comenzaron las obras de adecuación del local: albañilería, fontanería, electricidad, decoración,... que finalizarían en el febrero siguiente.

Finalmente, la inauguración y bendición de la Casa de Hermandad tuvo lugar a las 13:35 horas del 24 de febrero de 2008, domingo tercero de Cuaresma, tras la celebración de la eucaristía dominical, y en las fechas siguientes se desarrolló un amplio programa de actos (conferencias, reuniones, conciertos,...) con motivo de la efeméride, abriéndose así definitivamente sus puertas.

4. Presente y futuro

No cabe duda que la apuesta de Angustias ha sido, para un León impasible, tan ambiciosa como arriesgada. Ambiciosa, por tratarse de un gran proyecto que hipotecará a la Cofradía durante dos décadas, y arriesgada, porque no se sabe a ciencia cierta como resultará.

Con todo y con eso, es desde nuestro punto de vista un gran acierto. La Casa de Hermandad de Angustias está obligada a ser un revulsivo en el mundo cofrade de la capital, porque en ella confluye todo lo necesario para impulsar como se requiere algunos aspectos de la Semana Santa leonesa, quizás un tanto descuidados. De sus cofrades y en especial de los de Angustias depende.

Y más aún. La Casa de Hermandad abre un nuevo camino, y es desde el primer momento mirada de reojo por otras cofradías; aunque es la primera, es seguro que no será la última: tardarán más o menos tiempo, pero llegarán; y en buena medida, eso dependerá del éxito de la de Angustias.

Una de las principales carencias cofrades en León es la escasa vida de hermandad más allá de Cuaresma y Semana Santa. Y, si bien es cierto que no resulta imprescindible, no lo es menos que es ésta una ocasión propicia para fomentar una mayor cohesión fraternal en el seno de la penitencial.

Disponer de un lugar estable, con un horario razonablemente amplio en el que poder disfrutar de la Semana Santa y de la cofradía durante todo el año, mejora casi sin querer las relaciones fraternales.

Para ello, es necesario que acudan los hermanos, y eso es labor de toda la penitencial. Si se acostumbra al cofrade a acudir a la Casa, será más fácil; y para empezar, es necesario empezar con reuniones organizadas quizás por secciones de la Cofradía o proponiéndole actividades de todo tipo.

Sobre todo al principio, hay que incidir en ello. Con el tiempo, es probable que ese hermano acuda ya solo e incluso "arrastre" a más gente para compartir un tiempo con los demás. Y más aún si tienen ocasión de tomar un refrigerio mientras se proyecta algún DVD Cofrade.

Es importante evitar, por tanto, que la Casa de Hermandad se convierta en lugar estanco, con un grupo exclusivo de gente los más asiduos y donde los que llegan 'nuevos' no se encuentre incómodos.

Ha de albergar la Casa de Hermandad actividades tanto culturales como lúdicas, al margen de las que podemos llamar gestión interna (reuniones, asambleas, ...), debidamente organizadas y publicitadas, implicando en la medida de lo posible a los hermanos.

Conferencias, mesas redondas, y foros de discusión abiertos a todo el mundo, para que así puedan conocer más a fondo la Cofradía han de combinarse con exposiciones temporales, aprovechando así al máximo las posibilidades.

Aunque, la gran baza, ha de partir de la formación cofrade inexistente en la capital leonesa estableciéndose un plan que, partiendo de los más básico, llegue con el paso del tiempo a una profunda especialización.

5. A modo de conclusión.

El primer paso ya está dado, y las posibilidades, encima de la mesa. Es necesario ahora seguir avanzando, e ir sentando las bases para que, en el futuro, la Casa de Hermandad de Angustias sea recordada como la primera y el referente entre todas.

Pero para eso hay que trabajar desde la base, abrir las puertas de la Casa a todos los hermanos o no y hacer que se sientan a gusto y se identifiquen con ella. El resto, vendrá con el tiempo.


Normas Diocesanas
Hermandades y
Cofradías de Ceuta  
Cartel Hermandades de
Gloria 2017  
Revista Cruz de Guía y
Cartel Semana Santa
2017