Durante el 2018 se ha venido celebrando el 600 aniversario de la llegada a Ceuta de Santa María de África. La fecha no está documentada fehacientemente, aunque podría estar datada entre 1418 y 1421.

No podríamos comenzar este escrito sin hablar del personaje que hace posible que este Centenario se produzca, nos referemos al Ifante D. Enrique "El Navegante".

Para conocer en profundidad, este hecho, deberíamos de ahondar un poco en su biografía.

Nación en Oporto el 4 de marzo de 1394, tercer hijo del rey Juan I de Portugal (1358-1433) y de Felipa de Lancaster, hermana de Enrique IV de Inglaterra. Fue educado en la literatura, la política y la guerra. Era hermano del rey Duarte (1433-1438) al que sucedió su hermano Pedro como regente durante la minoría de edad de Alfonso V. Al ser Don Enrique el tercero en la línea sucesoria, no tenía aspiraciones al trono. Si se le reconoce como uno de los promotores de la gesta de Ceuta, ya que con algo más de 20 años (1415) toma parte en la conquista de Ceuta, junto a su padre el rey Juan I de Portugal, empresa en la que participaron más de cincuenta mil portugueses y unas 200 naves. Al volver junto a la flota a Portugal, recibió de su padre, el rey, los títulos de duque de Viseu y señor de Covilha. D. Enrique deja a algunos hombres de su corte en Ceuta. A partir de entonces parece que surgió en el Infante la idea de acometer la exploración de las costas africanas. Fue nombrado, también por su padre, gran maestre de la Orden de Cristo, heredera de la en otros tiempos poderosa Orden del Temple, que tras su disolución disponía de su enorme capital. Había sido fundada (1321) por el rey Dinis I de Portugal (1261-1325) poco después de la supresión de la Orden del Temple decretada por Clemente V (1311). Dinis se comprometió a dar asilo a los caballeros del Temple perseguidos en Francia. Los primeros estatutos de la orden fueron redactados en 1321. Su cuantioso patrimonio acumulado permitió al Infante dedicarse a promover las exploraciones. Nombrado duque de Viseu, constuyó un castillo en las inmediaciones del promontorio de Sagres, muy cerca del cabo San Vicente. Allí propició las navegaciones exploratorias y reunió a astrónomos y cartógrafos. Este novedoso centro de navegación inicia su actividad en 1420. En 1449 es nombrado regente tras la muerte de su hermano Pedro en Alfarrobeira por las tropas reales. Fallece el 13 de noviembre de 1460.



Se supone que la imagen la envía a Ceuta entre los años 1418 a 1421, aunque es en un documento(codicilo de su testamento), donde corrobora que fue él quien envió esta imagen:

"Yo el Infante Don Enrique, Regidor y Gobernador de la Orden de Caballería de Nuestro Señor Jesucristo, Duque de Vizeu y Señor de Coviñán, hago saber por esta mi Carta a los que la vieren [...] en mi nombre y por mi autoridad ordenaran una Iglesia para oir en ella misa, y a los cuales mandé una Imagen, asaz devota mía, de Santa María, mandándoles poner por nombre Santa María de África a dicha Imagen y en dicha Iglesia, y que así lo hicieron y ordenaron".

Es también en este documento, donde ordena rezar la sabatina en su memoria:

"Y ruego y encomiendo por la presente al capellán que en dicha Santa María de África estuviere [...] y a cuales quiera otros capellanes y vicarios en adelante fueren, en mi vida y después de mi muertepor siempre con la gracia de Dios y su ayuda, [...], que en agradecimiento, en cada semana, el sábado, digan una misa [...] Y antes de comenzarse la Santa Misa se vuelva para los que a ella asistieren pidiéndoles en alta voz por amor de Dios que digan un Padre Nuestro y un Avemaría por mi alma [...]

La Imagen que con tanto cariño y devoción veneramos y suponemos estuvo al culto en el oratorio del Infante, es una piedad, fechada a finalez del siglo XIV, de origen centroeuropeo.



Es una imagen de marcado expresionismo, muy estilizada, en la que como es habitual en este tema iconográfico, la Madre con patética expresión dolorida dirige la mirada hacia el cuerpo inerte del Hijo que mantiene sobre sus piernas.

La imagen, tallada en un solo bloque de madera, salvo la cabeza del Cristo y la mano izquierda de la Virgen, presenta un ahuecamientoen su zona posterior como corresponde a las obras de imaginería destinadas a ocupar un sitio en altares o retablos.

Respecto al aspeco de la talla se puede decir que ha ido evolucinando con el tiempo. en un principio la Virgen y el cristo tendrían sus propias coronas, estas fueron mutiladas, así como los zapatos que calza la virgen, estas mutilaciones son propias de las distintas modas de exorno de las imágenes religiosas en el transcurso de los años.

La imagen ha sido restaurada produndamente en dos ocasiones, la primera en 1991 en que es trasladada a Madrid, siendo la primera vez que abandona la Ciudad desde su llegada en el siglo XV, la segunda intervención se realizó en Ceuta en el año 1996, donde se reforzó su estructura interior para que pudiera procesionar cada 5 de agosto, aunque no sin manifiesta oposición por parte de algunos sectores, tanto eclesiásticos como civiles debido a que la imagen no fue concebida como una imagen procesional. Estas dos restauraciones fueron encomendadas a los profesores Raimundo Cruz Solés e Isabel Poza Villacañas.

No conocemos la fecha de la formación de la Cofradía, aunque en 1425 aparecen por primera vez citados los Caballeros de Nuestra Señora de África que podemos vincular a su cofradía. Existe también un manuscritodel año 1604 en el que se acomete la reforma de los estatutos de Santa María de África.